Agustín Canapino tuvo un día inolvidable en el autódromo de Neuquén: se metió definitivamente en la historia de los grandes al conseguir el cuarto campeonato de Turismo Carretera en su historial y el tercero de forma consecutiva. La victoria en la competencia fue para el inoxidable Juan Manuel Silva, seguido de Leonel Ugalde y Valentín Aguirre. Pero el festejo grande fue todo del arrecifeño, que aguantó bien la presión en una carrera a la que habían llegado once pilotos con chances de llevarse la corona.

Desde adelante largó Emiliano Spataro, por haber hecho la serie más veloz, aunque después se quedó por un problema en el auto. Aguirre tomó entonces la punta, seguido de Juan Manuel Silva. En el segundo giro, ingresó el Pace Car por los despistes de De Carlo y Nolesi.