Fue durante la homilía de la misa en la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús de Alem. El sacerdote habló sobre los puestos de trabajo en distintos ámbitos de gente que no está capacitada para tal fin, en los típicos arreglos de campaña, informó Alem News. “Una cosa es ser pobre y otra miserable. Se rascan las bolas a dos manos”, manifestó el Padre Viera en parte del sermón. Según trascendidos, las palabras de Viera habrían caído muy mal en la cúpula de la Iglesia misionera, sobre todo al Monseñor Rubén Martínez quien ya demostró su acercamiento a la Renovación K de Misiones