Alemania, Francia y Reino Unido decidieron este martes llevar a Irán ante el mecanismo de resolución de disputas contemplado en el acuerdo nuclear debido al incumplimiento del mismo por parte de Teherán, y tras quedar "sin otra opción", según afirman sus ministros de Exteriores en un comunicado conjunto.

Los tres países europeos firmantes del acuerdo de 2015 sostuvieron su apego al mismo, y lamentaron que sus esfuerzos para que "Irán cambiara su curso", después de anunciar el pasado mes de mayo que dejaría de respetar algunas de las restricciones impuestas por el mismo a cambio del levantamiento de sanciones, hayan sido en vano.