Desde que fue electo vice 2º, Juan Román Riquelme tuvo muy pocas apariciones públicas. Eligió comenzar su ciclo como dirigente en silencio, sin exponerse mediáticamente, pero sin dejar de estar presente en su función como principal encargado del fútbol del club. Así, varias veces fue al predio de Ezeiza para estar con los jugadores, aunque este mediodía tendrá una cita especial: será parte de un almuerzo con el plantel, en la previa al arranque del campeonato, como para ir fortaleciendo el espíritu en el arranque de una nueva era.

Durante este tiempo, además de encargarse de los refuerzos y también de las salidas, Román fue hablando con cada uno de los jugadores. "Habló con absolutamente todos. Y le fue transmitiendo, junto con Delgado, Cascini y Bermúdez, lo que significa jugar en Boca", contó el presidente Jorge Ameal (que también almorzará hoy con el cuerpo técnico y el equipo) sobre los movimientos del 10, que no salieron a la luz, pero que marcan una fuerte presencia con el plantel profesional.

Mientras tanto, el vice 2º prefirió no viajar con los jugadores a San Juan ni tampoco estar en la presentación, por caso, de Pol Fernández o del propio Miguel Russo, el DT que él eligió para comenzar su etapa como dirigente. Su última aparición pública fue en la presentación de la camiseta de adidas. 

Su intención fue no llevarse la atención de los medios y de los hinchas y quizás, por su idolatría, tener más protagonismo que los propios protagonistas. Sin embargo, en el club cuentan que está muy activo, en muchas ocasiones por demás. "Hay veces que no te deja hacer nada. Quiere hacer todo él", cuentan en su círculo más cercano.

Este mediodía, entonces, Román estará presente en Ezeiza. Será, acaso, una especie de bendición para este nuevo ciclo en el que él, por primera vez, no podrá conducir al equipo dentro de la cancha. Pero está claro que, a su manera, lo está haciendo desde afuera...