El Seleccionado argentino, sin Lionel Messi, suspendido, visita a Alemania, debilitado por una inusitada cantidad de lesionados, en un amistoso que sirve para darle forma al equipo a la espera de las eliminatorias de Qatar 2022 y la Copa América del año próximo.