La autopsia que se le practicó al cuerpo del niño de 14 años que murió el fin de semana pasado en el predio de aguas termales en la localidad de Guerrero, estableció que murió por ahogamiento y con esto se encendió el alarma de los cuidados y responsabilidades en balnearios en nuestra provincia.

Nuestro diario se comunicó con Leila Ventura, hermana del niño que murió la tarde del domingo pasado y confirmó que las causas del deceso fue por asfixia por ahogo.

Además nuestro diario tomó conocimiento que el cuerpo había sido entregado en la jornada de ayer a sus familiares para el velatorio, que se realizó en una vivienda del barrio Alto Comedero.

El hecho que conmocionó a toda la comunidad ocurrió cuando una importante cantidad de personas se encontraba en el sector de esparcimiento y en un momento determinado alguien alertó que flotaba un cuerpo en uno de los piletones termales. De inmediato los bañeros rescataron el cuerpo del niño y le realizaron RCP y ejercicios de reanimación, mientras que el personal del Same fueron alertados sobre la situación.

Los bomberos trasladaron el cuerpo del niño a la morgue del Poder Judicial del barrio Alto Comedero, por disposición del fiscal habilitado en la feria judicial Ariel Gil Urquiola y lo que lo que se pudo establecer es que en el momento que ocurrió el hecho no había bañeros cerca de esos piletones y según se supo, ese fue uno de los motivos para que estas personas fueran demoradas algunas horas en sede de la seccional 34º de Reyes.

Según las versiones que fueron recogidas desde un primer momento, se había informado que el niño podría haberse broncoaspirado estando dentro del agua, por eso era necesaria la realización de la autopsia y establecer las causas del deceso.

Por lo que se pudo establecer, el niño junto a su madre y otros familiares se fueron a pasar el día a las piletas termales de la localidad de Guerrero y en un momento determinado, el niño se encontraba solo en la zona de las piletas y al cabo de unos minutos, una de las personas que también se encontraba allí, alertó sobre el cuerpo del niño.

Fueron momentos de desesperación los que se vivieron, porque a pesar de los intentos de reanimación, el niño no volvía en sí y la ambulancia demoró más de 40 minutos, según se supo.

De ahora en más, se aguarda para determinar si la familia del niño iniciará acciones legales.