Boca tuvo un mal partido ante Belgrano. El Xeneize igualó 1-1 con el conjunto cordobés y, más allá de que Ariel Penel no cobró un penal a su favor en la última jugada del partido, el equipo dirigido por Gustavo Alfaro nunca superó al Pirata que por su falta de eficacia en el área rival no se quedó con el triunfo. Esta noche negativa para el Club de la Ribera se prolongó en el Aeropuerto de la capital cordobesa.

Es que el Xeneize se quedó varado en la provincia del centro del país. El equipo dirigido por Gustavo Alfaro debía retornar a Buenos Aires en la madrugada de este lunes. Sin embargo, se registró una fuerte tormenta eléctrica que obligó a suspender todos los vuelos estipulados, entre ellos el del Club de la Ribera que tenía planeado llegar a Buenos Aires y entrenar durante la tarde de este lunes.

Por esta suspensión, los dirigentes de Boca debieron salir a buscar hotel para que la delegación pase la noche. Es que el vuelo fue oficialmente cancelado cerca de las cuatro de la mañana, por lo que la delegación Xeneize debió pasar la noche en uno de los hospedajes céntricos de Córdoba Capital.

El Xeneize había vivido una situación similar en San Juan. El Club de la Ribera había visitado al elenco Verdinegro y tenía que viajar en un vuelo chárter hacia Buenos Aires. Sin embargo, el clima le jugó una mala pasada y Boca pasó la noche en la provincia cuyana para luego emprender su regreso en el día posterior al partido.

El Club de la Ribera deberá viajar hacia Buenos Aires este mediodía. Si el clima lo permite, el plantel de Boca deberá viajar a las once de la mañana. Este contratiempo provocó que el cuerpo técnico decida que los jugadores tengan el día libre una vez que retornen a Buenos Aires y volverán a entrenar este martes de cara al duelo con Lanús de la semana próxima por la Superliga Argentina de Fútbol.