Este sábado se disputó el evento más importante del año calendario de freestyle. La Red Bull Batalla de los Gallos Internacional tuvo lugar en el Wizink Center de Madrid ante más de 17 mil personas, con 1.6 millones de fanáticos siguiendo las contiendas vía streaming, y por supuesto no pudo faltar la representación argenta.

Wos, campeón defensor, cayó en primera ronda frente al mexicano Aczino (monarca en la edición 2017 y quien terminó tercero en ésta) y también estuvo Trueno, campeón nacional en nuestro país y siempre identificado con Boca. Como no podía ser de otra forma, Mateo Palacios salió a competir con toda su vestimenta identificada con el Xeneize y el barrio que lo vio nacer. Hasta lució un piluso con el diseño del puente de La Boca en su frente.

Trueno emuló desde el comienzo sus orígenes, remarcando que venía desde La Boca y pasó sin problemas la primera ronda, donde los cinco jurados votaron a su favor en el duelo contra el cubano Tito MC. No faltaron las rimas en contra del Barcelona y a favor del Real, teniendo en cuenta que el público era en su mayoría madrileño. La complicación para el argentino llegó en cuartos de final, cuando le tocó enfrentar a Aczino, justamente el verdugo de Wos. El mexicano se impuso y así completó la segunda eliminación de uno de los nuestros.

Ya sin argentinos en la definición, el título terminó quedando para el local Bnet, quien entró como suplente por bajas de último momento y terminó venciendo en la final a Valles-T, el representante de Colombia. El tercer puesto fue para Aczino. 

Trueno, fanático de Boca, representó al barrio en la Red Bull Internacional.

Trueno, fanático de Boca, representó al barrio en la Red Bull Internacional.

Trueno, fanático de Boca, representó al barrio en la Red Bull Internacional.

Trueno, fanático de Boca, representó al barrio en la Red Bull Internacional.

Trueno, fanático de Boca, representó al barrio en la Red Bull Internacional.

Trueno, fanático de Boca, representó al barrio en la Red Bull Internacional.