La delegación de Boca Juniors debió descender este lunes inesperadamente en la ciudad de Bogotá, procedente de Cali, debido a que el Aeropuerto de Ibagué, sede de su encuentro del miércoles por Copa Libertadores ante Deportes Tolima, volvió a cerrarse por factores climáticos.