El ex tenista alemán, Boris Becker, vendió decenas de artículos personales, como medallas y trofeos ganados durante su carrera profesional. Becker, de 51 años, fue declarado insolvente por un tribunal británico en 2017, con lo recaudado en la subasta busca reunir dinero para sus acreedores.