COR230419-019F01.JPG

Efectivos de la Unidad Regional V de Santo Tomé lograron detener a dos hom­bres que, durante el fin de semana, violentaron una casa de esa localidad de donde sustrajeron cervezas y herramientas.

El hecho ocurrió el sábado a la noche cuando los sospe­chosos, dos hermanos de apellido Meza, entraron a la casa de una vecina que ad­ministra un kiosco en el que ambos se hallaban tomando cervezas, en el mismo barrio en el que ellos están afinca­dos.

Tras forzar el ingreso a la propiedad entraron a una galería y encontraron un freezer cargado con cerve­zas que fueron sacadas y acondicionadas en cajas en las que fueron llevadas.

También se apropiaron de hachas y otras herramientas que estaban en esa propie­dad.

El atraco fue en el barrio cercano al paraje conocido como “Escuelita Ford”, ubi­cado a unos cinco kilóme­tros al sur de la ciudad de Santo Tomé sobre Ruta Na­cional 14.

Aproximadamente a las 22 ambos parroquianos habían comprado varias botellas de cervezas, las cuales abona­ron. Pero luego se quedaron sin dinero y le habrían soli­citado a la dueña del lugar que les otorgue algunas “a crédito”, lo que fue respon­dido en forma negativa.

Ante la situación los hom­bres aprovecharon el descui­do de la mujer e ingresaron a su vivienda, caminaron por un pasillo donde estaban las bebidas, las cuales fueron sacadas de allí y puestas en cajas con las que fueron lle­vadas.

La mujer, se hallaba sola, por lo cual no pudo enfren­tarse a la situación y optó por llamar a la Policía al nú­mero telefónico 911.

La víctima del robo des­cribió a los delincuentes y hasta les dio la dirección de la vivienda que habitaban.

Fue entonces que los uni­formados de la Comisaría Segunda de Santo Tomé marcharon hacia la vivienda de los ladrones.

Según informó el sitio Di­gital Santo Tomé, el domici­lio de estos estaba a pocos metros, y en el lugar había una reunión.

Los policías llegaron a la casa y al preguntar por los hermanos Meza, los invita­dos a la fiesta y los dueños de la casa arremetieron con­tra el patrullero y al personal policial. Igualmente los poli­cías intentaron detener a los sospechosos pero no pudie­ron contener la andanada de piedras y palos que eran arrojados por los defensores de los presuntos malvivien­tes.

Es por ello que se reple­garon para evitar que los elementos contundentes los lastimen, pero también para solicitar apoyo a unidades operacionales equipadas para tales circunstancias.

A la par de esto se llevaron adelante actuaciones admi­nistrativas para poner en co­nocimiento de la situación a las autoridades judiciales.

El Domingo de Pascuas, un juez de Instrucción, con el aval del Ministerio Públi­co Fiscal, emitió una orden de allanamiento.

En horas tempranas de la mañana, con una orden de allanamiento los policías se procedió a allanar la vivien­da de los hermanos Meza, lugar de donde se secues­traron botellas de cervezas ya vacías, varios cuchillos, machetes y un hacha. Los acusados no lograron ser ubicados en el allanamiento y todo indica que se dieron a la fuga ante la presencia de los uniformados, informa­ron medios locales.

La causa está caratulada como robo, agresiones y re­sistencia a la autoridad po­licial.

Los sospechosos son bus­cados por efectivos de la Unidad Regional V.s