La capital venezolana amaneció este viernes con tanquetas, sistemas de radares y baterías antimisiles, soldados y milicianos junto a los paramilitares “colectivos” recorriendo las principales calles y edificios públicos. Y así lo harán durante el fin de semana.

El pánico de la población civil aumentó tras despertarse con las alarmantes “sirenas” como si estuvieran avisando tiempos de guerra y bombardeos, que solo veían en las películas sobre la Segunda Guerra Mundial.