La Unidad de Delitos económicos allanó hoy por la mañana la sede del Obispado de Orán por presunta estafa al Estado, acción que se habría cometido durante el tiempo que el obispo Gustavo Zanchetta estaba a cargo de la sede.

El procedimiento comenzó a las 9 y se extendió hasta las 13.30 aproximadamente bajo un gran hermetismo.

Durante el procedimiento, se secuestraron computadoras y documentación con información contable del período 2013-2017 (en soporte digital y papel). Todos los elementos incautados están sujetos a peritación. En agosto de este año, El Tribuno daba cuenta sobre una investigación que se realizaba contra el obispo Zanchetta por presunta estafa al Estado.

Participaron la fiscal penal 3 de Orán, Mónica Viazzi y de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de la ciudad norteña, Claudia Carreras; dos auxiliares fiscales; personal del GAP y policial especializado en secuestros informáticos. Los empleados administrativos del Obispado y el vicario general de esa diócesis fueron testigos de todo el procedimiento. 

La investigación es por supuesta estafa o administración fraudulenta y no hay imputados. Comenzó cuando la fiscal penal de Violencia de Género y Delitos contra la Integridad Sexual de Orán, María Soledad Filtrín, puso en conocimiento de la Unidad de Delitos Económicos Complejos la posible comisión de delitos que se habrían perpetrado en perjuicio del Estado.