El nuevo coronavirus causante de la neumonía de Wuhan, que ya dejó nueve muertos y contaminó a más de 400 personas en China, podría mutar y propagarse más fácilmente, advirtió este miércoles el gobierno de Beijing. El aviso aumentó el temor a escala internacional, ya exacerbado tras la detección de un primer caso en Estados Unidos.

"Aunque todavía falta por entender por completo la vía de transmisión del virus, existe la posibilidad de que mute y el riesgo de una mayor propagación", declaró Li Bin, viceministro de la Comisión Nacional de Sanidad de China, en la primera conferencia de prensa desde la detección del brote el mes pasado.