Muchos técnicos dicen que no hace falta, que después, a la hora de la verdad, el contexto, el momento y los nervios, lo cambian todo. Pero la mayoría lo hace. En la previa a cada partido definitorio, casi siempre se ensayan penales. Por eso, en la última práctica antes al choque contra Almagro, Boca lo hizo. Y entre los que ejecutaron, claro, no faltó Daniele De Rossi, el hombre que debutará ante la mirada de todo el planeta fútbol.

Mirá también
Mirá también

El italiano era uno de los responsables de los disparos desde los 12 pasos en la Roma y seguramente será uno de los elegidos por Lechuga si Boca llega a esa instancia. En el ensayo, anduvo muy bien. Y demostró su jerarquía a la hora de patear los penales, ya que tiene una particular manera de ejecutarlos. ¿Cuál? Suele hacer una pausa antes de sacar el remate. ¿A lo Ortigoza? Algo parecido, aunque sin frenarse tanto.

De Rossi tiene varias definiciones en la Roma y hasta pateó en la máxima instancia posible para un jugador: en la final del Mundial 2006, ante Francia. Ahí no anduvo con vueltas: le dio con alma y vida y aseguró el remate ante Fabien Barthez. En esa definición, Italia se consagró campeón del mundo. Claro, eran otros tiempos para él: tenía 23 años. Luego, con su experiencia, fue mejorando la calidad de sus remates.

En esta Copa Argentina y en la actual Libertadores, a Boca todavía no le tocó definir por penales, ya que eliminó a Estudiantes de Río Cuarto y le ganó la serie a Paranaense sin tener que pasar por esa instancia. Sin embargo, sí debió superar esa situación ante Vélez, en la Copa de la Superliga (venció 5 a 4) y también se consagró por esa vía en la Supercopa Argentina, ante Central.