La persistencia de las autoridades del diario La Gaceta, que niegan a sus empleados un incremento salarial acorde a las expectativas inflacionarias, continúa incrementando el malestar de los trabajadores, que desde hace más de una semana se encuentran en estado de alerta y movilización. En este marco, el próximo miércoles 24 de abril realizarán una radio abierta frente a la sede principal del diario (Mendoza 654), con el fin de visibilizar el reclamo.

La medida fue decidida en una asamblea que se realizó el martes pasado frente a la Galería La Gaceta, y en la cual, además de los trabajadores del medio, participó la cúpula directiva de la Asociación de Prensa de Tucumán (APT). El titular del gremio, Oscar Gijena, aclaró que en principio se venían realizando asambleas de una hora en las diferentes áreas del diario, pero que ante la falta de respuestas de la patronal se decidió profundizar el plan de lucha. “Se ha decidido continuar con las medidas de fuerza y vamos a seguir exteriorizando nuestra lucha en la calle, como entendemos que tenemos que dar nuestra lucha, unidos y organizados”, expresó.

Según aclaró el dirigente, las acciones que se vienen realizando tienen por objetivo contrarrestar “la escandalosa pérdida del poder adquisitivo” que vienen sufriendo.

En cuanto a la negociación salarial, remarcó que la empresa se escuda en la coyuntura económica del país para negarse a otorgar el aumento planteado por los trabajadores: un 25% para el primer semestre de 2019. En contrapartida, desde el diario ofrecen una suba de tan sólo el 13%. Con esta última cifra, la recomposición salarial correspondiente al período julio 2018-junio 2019 completará un 28%, lo que se traduce en una pérdida de poder adquisitivo de al menos 23 puntos, si se contempla que la inflación en esos 12 meses probablemente supere el 51%.

“Entendemos que hay una crisis que provocó que se vendan menos ejemplares, pero los que peor la están pasando son los trabajadores. Entendemos que un medio como La Gaceta está en condiciones de hacer el esfuerzo que estamos pidiendo”, subrayó Gijena.

Por su parte, el delegado gremial del diario, Carlos Chirino, aclaró que el diálogo no está cerrado pero que “todavía estamos inconformes con los que nos ofrecen”. “Nuestro salario está totalmente achatado. Este año vamos a perder un 23% del salario, a lo que tenemos que sumar un 7,5% que perdimos en la negociación anterior. Con lo cual, los trabajadores habremos perdido un 30% de nuestro poder adquisitivo”, agregó.