El salvaje crimen de Fernando Báez Sosa (18) a manos de una patota de rugbiers en Villa Gesell aún es un cimbronazo para la sociedad en su totalidad y, en particular, para el Club Náutico Arsenal de Zárate, donde juegan varios de los detenidos. Ahora la institución comunicó la suspensión de cuatro de ellos.

"Si bien como club estamos ajenos a los hechos acontecidos en Gesell, la comisión directiva tomó la decisión de suspender a los socios activos porque están involucrados en un hecho que afecta y mucho a la imagen de lo que pregona el club con sus asociados y deportistas", dijo Marcelo Urra, apoderado de la institución, en diálogo con el canal de noticias TN.