Los pasajeros están contando los días mientras viven un San Valentín muy inusual en el puerto de Yokohama, Japón. Es que alrededor de 3700 personas, entre huéspedes y tripulación, están bajo cuarentena luego de que se detectara un brote del recién denominado Covid-19, el coronavirus​ que ya ha cobrado la vida de 1384 personas a nivel mundial, y que hasta el momento dejó 218 contagiados provenientes del crucero. Se espera que desembarquen la semana entrante.

El jueves por la noche se le permitió a los huéspedes que así lo quisieran terminar la cuarentena fuera del navío en unas instalaciones especiales proveídas por el ministerio de Salud japonés. La propuesta se centraba, sobre todo, en la población más vulnerable: individuos mayores de 80 años, nenes menores de 6 años o quienes sufriesen de alguna condición preexistente que influyera en su estado de salud.