Fueron tiempos violentos. Tiempos de conflictos, chicanas, pases de factura. Fueron tiempos de cortocircuitos varios, por un tema o el otro. Fueron tiempos de fuego cruzado entre los dos gigantes del fútbol argentino y aquella buena relación que iniciaron a principios de 2014 Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici​ se fue deteriorando con el paso del tiempo. Pero después de los reiterados conflictos, tras la salida de Angelici de la presidencia del club Xeneize, y la derrota electoral de su espacio, River y Boca iniciaron una nueva etapa, al menos de la línea de cal hacia el costado. Por primera vez en muchísimo tiempo, los dirigentes más importantes de ambas instituciones se juntaron mano a mano para hablar de fútbol, de política y otros temas. D’Onofrio continúa del lado rojo y blanco. Y del otro Jorge Amor Ameal, flamante mandamás del sector azul y amarillo, que vuelve al ruedo, almorzaron juntos y a solas ayer en Puerto Madero.

Estilo Campo fue el restaurante elegido para este encuentro esperado. Allí, entre distintos cortes de carne argentina, los dos directivos conversaron largo y tendido en lo que desde sendos sectores catalogaron como una “muy buena reunión”. Y ambos, coincidieron: “El objetivo es estar juntos afuera de las canchas por el bien del fútbol argentino”. Hasta se pusieron de acuerdo en la vestimenta: ambos con camisa celeste y saco gris.