El seleccionado Sub 16 de Argentina, conducido por el entrenador Román Manassero, ayer se coronó campeón en el Mundialito de Montaigú, de Francia, tras vencer por penales a su par de México tras igualar 1 a 1.

Los juveniles argentinos se impusieron al Tri por 5-4 en la definición por penales luego de igualar en un tanto durante el tiempo reglamentario.

El único gol del conjunto albiceleste lo convirtió Darío Sarmiento, de Estudiantes, mientras que para los mexicanos lo hizo Luis Puente Prado. El propio Sarmiento tuvo que patear el sexto penal de la tanda, el quinto gol argentino, el que le dio el título de campeón.

Argentina accedió a la final de torneo francés tras haber vencido 2-1 a Inglaterra y 1-0 a Portugal y empatado 2-2 con Costa de Marfil, aunque se le dio por ganado 3-0 este último partido, ya que al conjunto africano no presentó equipo en la primera fecha del Grupo B.

Sarmiento llegó a Estudiantes hace cinco años. Vino a una prueba que se realizó en el fútbol infantil y en esa primera práctica fue aceptado por los coordinadores de turno.

Vive en Florencio Varela junto a sus padres Marcelo y Andrea, y su hermana. Viaja todos los días a entrenarse y estudiar en el colegio secundario que funciona en el Country.

Es extremo derecho o volante ofensivo. Tiene muy buena técnica y velocidad. El año pasado, en un clásico, se fue aplaudido por ambas parcialidades, algo poco frecuente en los tiempos que vivimos.

El de ayer es el segundo título que consigue junto a la selección Sub 16. En enero pasado, con la conducción técnica de Alejandro Saggese, dio la vuelta junto al plantel en Portugal, en otro torneo realizado allí.

Argentina, de paso, se empezó a reencontrarse con los títulos sudamericanos y mundiales. Como antes, cuando nuestro fútbol era menos caótico.