'); if (!opts) opts = {t:2}; if (document.epl != undefined) { if (opts.custF) document.epl.setCustomAdShow(eID,opts.custF); document.epl.setSpace(eID, opts); } else { eplAdsArray.push(new Array(eID, opts)); } } //-->
'); if (!opts) opts = {t:2}; if (document.epl != undefined) { if (opts.custF) document.epl.setCustomAdShow(eID,opts.custF); document.epl.setSpace(eID, opts); } else { eplAdsArray.push(new Array(eID, opts)); } } //-->

De película: encontró un mensaje en una botella en la playa escrito hace 44 años

08 de marzo de 2019

El particular episodio sucedió en una playa de Río Negro. La mujer quiso encontrar al autor del mensaje, pero se encontró con una sorpresa.

Podría tratarse de un cuento fantásticos de esos que sólo ocurren en la ficción, pero ocurrió en Río Negro y se trata de una increíble historia repleta de aristas dramáticas.

Luisina Morando se encontraba de vacaciones en Bahía Creek cuando, en medio de una pesca para nada exitosa, decidió ponerse a limpiar la playa hasta que se encontró con algo que le llamó la atención.

Embed

Se trataba de una botella con un papel en su interior, que decidió llevarse para investigar. “La guardé y la llevé para la casa donde estábamos parando. Ahí me di cuenta que tenía un papel y estaba envuelto en un nylon. Lo que más costó fue sacar el corcho y después con mucho cuidado abrimos despacito la hoja que estaba húmeda”, contó la mujer en diálogo con Diario Río Negro.

Dentro de la botella había una hoja con un mensaje: "Esta botella fue tirada al agua en el balneario Las Grutas, provincia de Río Negro, R. Argentina, el día 7 del 2 de 1975. Quien la recoja, le agradecería escribir informando lugar y fecha del hallazgo”.

“Sentí una sensación tan linda al leerlo que me emocioné y me dieron ganas de encontrar a esa persona que lo escribió”, relató Luisina.

A partir de ese momento comenzó en las redes sociales su campaña para encontrar el autor y rápidamente tuvo éxito. Llegó a contactar a Mabel Ballestero, la mujer del responsable del mensaje, quien lamentablemente le informó que Miguel J. Borges había fallecido.

Mabel le contó a Luisina que ella había estado aquel día que su marido escribió el mensaje. “Si él estuviese vivo, se hubiera emocionado. Porque lo hacía siempre a cada lugar que iba, tirando mensajes al agua y esperando que alguien encontrara ese mensaje. Era un soñador”, le dijo la mujer.

Temas

'); } var _aep = _aep || []; (function(d, s, c) { var getTimestamp = function() { var date = new Date(); return ('00' + date.getFullYear()).slice(-2) + ('00' + date.getMonth()).slice(-2) + ('00' + date.getDate()).slice(-2); }; _aep.push(['tag', '5996e97fe73c2800047a4351', { /* add optional custom config here */ }]); var f = d.createElement(s); f.src = (d.location.protocol == 'https:') ? c.replace('http:', 'https:').replace('//akfs', '//s-akfs') : c+ '?r=' + getTimestamp(); var e = d.getElementsByTagName(s)[0]; e.parentNode.insertBefore(f, e); })(document, 'script', '//akfs.nspmotion.com/aep/tag/ar/5996e97fe73c2800047a4351.cfg.js');