“El Municipio, por ordenanza, debe informar debidamente las multas, pero SAEM y la comuna hacen las maniobras para que los vecinos no se enteren de las multas y sean embargados por la Justicia”, apuntó. Respecto de los dichos de Palladino, quien señaló que el edil solo busca notoriedad pública y que las acusaciones tienen un tinte político, Baggio afirmó que hasta ahora el funcionario solo le dio la razón. “Es la autoridad máxima de control y es su trabajo investigar el servicio de SAEM. Hay sobreprotección a esta empresa”, indicó.

Según Baggio, el sobrino de Palladino, actual director municipal de Gestión de SAEM, es el encargado de rechazar los descargos. Luego, las multas no pagadas pasan a “ejecución” y sería el yerno del funcionario municipal quien, como abogado, cobraría los honorarios por las demandas de esas multas no abonadas.

Sostuvo que bajo esta maniobra los vecinos están “siendo estafados porque las notificaciones vía edictos son irregulares, las notificaciones de intimaciones deben ser personales en el domicilio, y porque las demandas prosperan sin que los vecinos tengan garantizado el derecho de defensa”.

Según el concejal, al Municipio no le interesa “ordenar el tránsito o que los vecinos paguen sus multas”, sino “que se labren muchas infracciones y que estas, vía edictos masivos, lleguen rápidamente a la instancia judicial para recaudar a costa de una extorsión. Fernando Said Palladino, actual director municipal de Gestión de SAEM y sobrino del subsecretario Palladino rechaza los descargos y Joel Assef, abogado ejecutor y yerno de Palladino, cobra honorarios millonarios”.

LEÉ MÁS

Denuncian que la Muni y SAEM quieren enjuiciar a vecinos sin aviso

Baggio pidió la renuncia de Palladino por el "negocio" del estacionamiento medido