Es uno de los más grandes escándalos que estallaron en el Vaticano en las ultimas décadas, porque su naturaleza es distinta a los casos “habituales”: abusos sexuales, corrupción, maniobras financieras, filtraciones de documentos secretos robados del escritorio del pontífice.

El conflicto entre los dos Papas, el que está en el cargo, Jorge Bergoglio, argentino, y el autoproclamado papa emérito cuando renunció al cargo en febrero de 2013, el alemán Joseph Ratzinger, se ha definitivamente transformado en una guerra combatida entre los dos bandos principales de la Iglesia de hoy: los progresistas que siguen a Francisco y los conservadores ultraderechistas que lo quieren desmontar del papado y apoyan o manipulan a Benedicto XVI.