Volver al hotel Overlook, casi 40 años después, es conmocionante, no solo para Danny Torrance, que cuando tenía 5 años debió escapar de su padre, Jack, que quería destrozarlo hacha en mano en el laberinto helado.

También para el público que tiene a El resplandor como a una de las mejores películas que haya visto.