Una juez de la Corte Suprema de Nueva York ordenó este jueves al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pagar dos millones de dólares por el mal uso de su fundación, que clausura, resolviendo una demanda por utilizar dicha institución caritativa para promover sus intereses políticos y económicos.

La jueza Saliann Scarpulla también acordó cerrar así la Fundación Trump y distribuir alrededor de 1,7 millones en fondos restantes a otros grupos sin ánimo de lucro.