Manchester City fue suspendido por dos años sin jugar la Champions League y una multa de 30 millones de euros por romper el Fair Play financiero e inflar a sus patrocinadores en el periodo entre 2012 y 2016, según informó UEFA.