El real brasileño sufrió este jueves con las recomendaciones de bancos globales a inversores de apostar apenas por el peso mexicano entre las divisas latinoamericanas, y la autoridad monetaria de Brasil debió intervenir en el mercado cambiario a través de la venta de dólares a futuro para evitar una mayor depreciación de la moneda local.

El real cerró a 4,333 unidades por dólar, tras cotizar en la jornada hasta en 4,38, un récord intradiario, y en ese valor el Banco Central concretó la intervención. La moneda estadounidense acumula un incremento de 8,08% en lo que va del año, principalmente por la nueva metodología china para medir los casos de coronavirus, que elevó el número de afectados, sus efectos en la economía del gigante asiático y su influencia en las ventas externas brasileñas.