La Corte Suprema de Estados Unidos abordará este lunes por primera vez en casi diez años la cuestión del control de armas​, con una mayoría de sus jueces de tendencia conservadora que podrían reforzar aun más los derechos de los propietarios de fusiles y revólveres.

En Estados Unidos, donde cerca de 40.000 personas mueren cada año por disparos de arma de fuego, la Constitución consagra a través de su segunda enmienda el "derecho de las personas a poseer y portar armas".