La epidemia de coronavirus sigue avanzando en China con nuevos casos cada día y preocupa ahora el número de trabajadores de la salud que se han contagiado. Más de 1.700 médicos y enfermeros fueron infectados por el nuevo virus y seis de ellos murieron, confirmaron ayer las autoridades, una muestra de los riesgos que se corre en los hospitales desbordados del gigante asiático.

En tanto, el presidente chino, Xi Jinping, llamó a revisar el sistema de respuesta ante este tipo de emergencias sanitarias.