El primer tiempo entre Patronato y Unión en Paraná tuvo muy poquito para destacar pero, en el minuto final de ese parcial inicial, llegó la acción más determinante. ¿Un gol? ¿Una gran atajada? Nada de eso... Walter Bou fue a buscar una pelota que llovía al área y le metió un planchazo escalofriante a Matías Ibáñez, arquero del Patrón.

Mirá también

A favor del delantero de Unión, que venía de convertirle a River la semana pasada, habrá que decir que el golpe no fue voluntario, porque estaba mirando para el lado desde donde venía el centro, pero levantó la pierna muy arriba (impactó a la altura del pecho de Ibáñez, que además había saltado) y de manera imprudente: lógicamente, el árbitro Silvio Trucco lo expulsó de manera directa.

Inmediatamente, al futbolero se le vinieron otras patadas criminales, como aquella del Gato Sessa a Palacios en un Boca - Vélez del 2007 por Copa Libertadores, o la de De Jong a Xabi Alonso en la final del Mundial 2010. ¡Qué dolor!