La TV del pasado no se diluye: las series clásicas no se irán jamás. Habrá cada vez más estrenos en cable y en las flamantes plataformas de Disney y Apple, que buscan atenuar el poder del menú a la carta de Netflix y el prestigio de HBO, pero la feroz disputa televisiva también se libra con las series de más de diez años que siguen vigentes. Las que ya finalizaron y están disponibles on-line, y las que ofrecen temporadas nuevas. No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca, jamás, se perdió en la televisión.

Los recientes homenajes y celebraciones por los 25 años de Friends son un gran disparador para recordar cuántas ficciones mayores a una década continúan marcando el pulso de la cultura popular actual. Incluso entre los públicos más jóvenes. ¿Ejemplos? Desde ya, Los Simpson, que se estrenó hace treinta años y lleva, ya, 31 temporadas.