El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, hasta ahora un fiel aliado de Donald Trump, aseguró este jueves que las críticas del mandatario le están haciendo "imposible" hacer su trabajo y avisó de que no va a dejarse "intimidar o influir por nadie".

Barr hizo esas declaraciones en una entrevista con la cadena ABC después de que el líder de la Casa Blanca haya criticado la petición de condena para Roger Stone, un estrecho ex colaborador del presidente que ha sido declarado culpable de siete cargos por su implicación en la llamada trama rusa.