Finalmente el oficialismo logró imponerse y el Senado provincial aprobó el proyecto para ampliar la Corte de Justicia, en una sesión extraordinaria que se extendió por casi dos horas. Los legisladores convirtieron en ley la iniciativa que, impulsada por el gobierno de Gustavo Sáenz, ya venía con media sanción de Diputados. El máximo tribunal de Justicia pasará de tener siete a nueve integrantes.

El proyecto, que fue aprobado por 15 votos a favor y cuatro en contra, pasará al Poder Ejecutivo para su promulgación. Se modificó de esta manera el artículo 32 de la ley N§ 5.642.

Los únicos senadores que se opusieron fueron Javier Mónico (Rosario de la Frontera), Manuel Pailler (San Martín), Carlos Ampuero (Santa Victoria) y Sergio Ramos (Rosario de Lerma).

Durante el debate, el oficialismo se encolumnó en el argumento de que la ampliación significará una mejora en la calidad de la Justicia y que aportará equidad de género, ya que se difundió que los dos puestos que se suman serán ocupados por mujeres.

La oposición, en tanto, cuestionó el gasto y planteó que Salta tiene cuestiones más importantes para resolver.

La Constitución provincial no determina la cantidad de ministros que debe tener el máximo tribunal. Solo marca que debe ser un número impar y manda a fijarlo por ley. Actualmente, la Corte está integrada por Guillermo Catalano, Ernesto Samson, Fabián Vittar, Sandra Bonari, Teresa Ovejero y Pablo López Viñals. Se espera el reemplazante de Guillermo Posadas, jubilado recientemente.

Javier Mónico, senador por Rosario de la Frontera, fue uno de los legisladores que más enérgicamente mostraron su rechazo al proyecto enviado por el Ejecutivo. Afirmó que, luego de analizar la iniciativa, terminó solicitando a los legisladores que no se apruebe. "No estamos planteando que sea ilegítimo incrementar de siete a nueve los miembros de nuestro máximo tribunal de Justicia, sino que las críticas van en otro sentido. El Poder Judicial no escapa a los fuertes cuestionamientos que llegan de la opinión pública hacia la política y, sin dudas, nuestros ciudadanos sienten una carencia de justicia, sienten que tenemos una Justicia lenta", expresó el senador.

Consideró que el proyecto que se envió debería haber llegado desde la Justicia, específicamente de la Corte, y no desde el Poder Ejecutivo. Señaló que los poderes deben ser independientes y autónomos. "No ha sido la Corte de Justicia la que ha considerado que el incremento sea la primera herramienta que se le deba dar para mejorar el servicio de Justicia de todos los salteños, sino que es un proyecto que ha llegado desde el Ejecutivo”, afirmó.
Hizo referencia al momento difícil que están atravesando en el país y la provincia, y remarcó que esa situación llevó a recortes de presupuestos en áreas sensibles vinculadas al servicio de Justicia. Hizo referencia a que el número de mediadores comunitarios en algunas localidades está siendo restringido.

“Al incrementar el número de miembros de la Corte, estaríamos yendo a una mega estructura en nuestro máximo tribunal. Llegaríamos a tener nueve ministros en una provincia que no está entre las más pobladas ni mucho menos entre las más ricas en sus recursos. Estaríamos en el top 3 a nivel Nación, entre las provincias con más miembros en su Corte, junto a Jujuy y Mendoza”, remarcó.

A favor

Durante su discurso, el senador por capital Guillermo Durand Cornejo hizo fuertes cuestionamientos sobre el funcionamiento de la Justicia. Sin embargo, afirmó que no iba a ser “un escollo” para la administración de Gustavo Sáenz.

“Es evidente que estamos ante un serio problema, ya que uno de los poderes del Estado se encuentra muy cuestionado, no porque se vaya a agrandar la composición, sino por algo que ya tiene un poquito de historia cuando la Corte de Justicia de Salta sumó más potestades de lo que republicanamente aceptable es”, expresó el senador.

Detalló que la Corte integra y preside el Consejo de la Magistratura, el Jurado de Enjuiciamiento a los jueces, el Tribunal electoral y maneja la Escuela de la Magistratura. Aclaró que se está ante un problema que tiene que ver con la Constitución de la Provincia.

“Ya anunció el gobernador que este año hemos de abocarnos a encarar esta problemática, porque es una verdadera deuda la que tenemos. Ahora, ¿cuál es una de las funciones más importantes que tiene la Corte de Justicia y que no la está ejerciendo? Es la superintendencia, porque la Corte no está controlando lo que ocurre en el Poder Judicial”, afirmó.

Expresó que el alto tribunal debería abocarse a la optimización del servicio de Justicia mediante el control a los jueces inferiores y no lo hace. Dio como ejemplo que, en el fuero laboral, la demora de un juicio ordinario es de hasta siete años y explicó que estos retrasos se dan porque nadie controla.

“El señor gobernador tiene todas las facultades y es absolutamente legítimo tomar las decisiones que estime corresponden. En mi caso, no voy a ser el escollo a dos meses de esta gestión. Así, lo que entiendo señor presidente, es que todos tenemos que coadyuvar, colaborar para que esta situación cambie porque, vuelvo a repetir, aquí no se trata de los jueces, aquí se trata que los justiciables tienen sed de justicia y no es un juego de palabras. Es una realidad, es una necesidad y hay que sensibilizarse”, dijo Durand Cornejo.