El defensor de River, Javier Pinola, tuvo un gesto repudiable luego del gran triunfo de su equipo por 3 a 2 a Newell's Old Boys en el Parque de la Independencia de Rosario.

Consumado el resultado (luego de ir perdiendo 2 a 0), el ex jugador de Rosario Central, quien había sido muy maltratado por el público local por su pasado "canalla", se llevó la mano al pecho y gritó "¡Vamos!", en clara alusión al mote de "pecho frío" que suele ser moneda corriente entre los clubes del fútbol argentino.