Hay dos cuestiones muy marcadas que llamaron la atención respecto a Daniele De Rossi. La primera es la que está a la vista y posiblemente la que más duele en el Mundo Boca: la megaestrella mundial llegó con una expectativa tremenda, pero solamente jugó cinco partidos en cuatro meses, sufrió un par de lesiones y todavía no pudo adaptarse al ritmo que le impone el fútbol argentino. La otra tiene que ver con el presente de Lele, ya que desde hace varias semanas ni siquiera concentra siendo que se recuperó de una distensión. Entonces, ¿qué pasa con el tano?

A De Rossi lo pararon. Ante tantas dificultades que tuvo desde su llegada (sobre todo las dos distensiones que padeció), en Boca optaron por cortar por lo sano. Es decir, que haga una mini pretemporada, que se ponga a punto definitivamente y que de una vez por toda pueda estar a disposición de Gustavo Alfaro, jugar y ganar rodaje futbolístico.

Mirá también
Mirá también

"Él hizo un tratamiento especial para llegar al clásico de la Copa con River. Fue bastante riesgoso porque era un entrenamiento muy agresivo, muy especial. Arriesgó mucho para ese partido, para la ida", le cuentan a Olé desde el entorno del mediocampista de 36 años y avisan que a partir de ese momento se hizo una planificación de trabajo para "no seguir tirando de la cuerda" y que se tomara "dos semanas" para estar a pleno. Ese tiempo ya está casi cumplido...

Pese a los traspié que debió atravesar, De Rossi jamás pensó en interrumpir su sueño en Boca y volverse a Europa como deslizaron algunos medios italianos después de la eliminación ante River en la Libertadores. Por el contrario, ya que además de la inmediata desmentida que hizo el club, el romano campeón del mundo en 2006 dio algunos síntomas de lo contrario: reafirmó puertas adentro su intención de quedarse (más allá de que tiene contrato hasta junio de 2020), se sigue mostrando como un líder dentro del vestuario, mudó definitivamente a su mujer -Sarah Felberbaum- y sus dos hijos a la Argentina, se metió de lleno con la puesta a punto y hasta sueña nuevamente con la selección italiana debido a que el DT Roberto Mancini lo puso en una pre-selección para la fecha FIFA de septiembre (luego no fue, justamente, por una lesión).

Mirá también
Mirá también

"Queremos que se ponga bien físicamente, eso le va a dar un aporte mayor a la jerarquía que él ya tiene y por supuesto al equipo. Nos cansamos de correr de atrás siempre, que vamos, que venimos, que volvemos a ir... Hasta ahora fuimos siempre atrás de la necesidad y eso hizo que termináramos arriesgando. Entonces nos calmamos y queremos que Daniele se ponga bien del todo", le explicaron a Olé desde Casa Amarilla.

Y bajo ese concepto, De Rossi no sólo ya se está entrenando con normalidad junto a sus compañeros, sino que además este jueves ya hizo fútbol. ¿Es una posibilidad que vaya al banco contra Vélez? Podría, sí, aunque como ésta es la útima semana de las dos que se plantearon para ponerlo al ciento por ciento, seguramente lo esperen un poco más. Lo que sí es un hecho es que el tratamiento especial de Daniele fue un éxito. Ahora sólo resta que lo demuestre en la cancha...

Mirá también
Mirá también
Mirá también
Mirá también