La espada de San Jorge o Sansevieria fue bautizada en 1794 por el padre de la botánica sudafricana, Carl Peter Thunberg, como homenaje a Raimondo di Sangro, príncipe de la ciudad italiana de San Severo, de ahí su nombre Sansevieria.

La espada de san Jorge es una de las 10 plantas más eficaces en la limpieza del aire, y también una de las plantas de interior más fáciles de cuidar.

 

Cuidados a tener con la espada de San Jorge

 

Riego

La única forma de perjudicar a la espada de san Jorge, será probablemente si le da demasiada agua o si no la riega durante varios meses.

Para un buen cuidado, nunca deje el suelo o la tierra de la maceta empapado y deje que la tierra se seque un poco entre riego y riego. En invierno, será suficiente regarla una vez al mes.

 

Luz

La espada de san Jorge o lengua de suegra (también conocida con este nombre menos simpático), se adapta bien a cualquier ambiente, incluso con poca luz, pero si está en un lugar demasiado oscuro, su crecimiento se vuelve lento y las hojas no se desarrollan correctamente.

 

Como casi todas las plantas de interior, la Sansevieria prefiere un lugar con mucha luz y sin sol directo, pero es posible que sus hojas aguanten algunas horas de sol.

 

Sin embargo, si la planta está junto a una ventana que recibe luz del sol fuerte durante varias horas, las hojas tienden a quedar de un color más amarillento.

 

Temperatura

Se adapta bien a la amplitud de temperaturas existente en nuestras casas.

 

Abono

Utilice un abono líquido débil, mensualmente, en el período de crecimiento de la planta, normalmente en el periodo de primavera a otoño.

 

Suelo y traslado

La espada de san Jorge prefiere quedarse tranquila en su maceta durante el máximo de tiempo posible.

Utilice un suelo normal (tierra comercial), y coloque la tierra expandida en el fondo de la maseta. Se puede cambiar la tierra, pero sólo cada dos años. Cuando cambie la planta de masetero, aproveche para dividir la planta y propagarla.

 

Poda

No es necesario. Intente no partir el borde superior de las hojas, ya que esto impide su crecimiento. Corte las hojas más viejas desde el suelo y úselas para reproducir la planta en otro lugar.

La Espada de San Jorge es una planta decorativa, pero que es conocida también por su fuerte poder de protección.

Sus hojas se asemejan a espadas que, se dice, tienen el poder de proteger a los moradores de aquella casa contra las energías indeseables y todos aquellos que deseen su mal.

 

Usada a la puerta de las tiendas, atrae la prosperidad, el dinero y la abundancia.

 

Fuente:www.wemystic.com