La Policía Militar de Carreteras (PMRv) de Brasil se encontraba en la autopista SC-401 y advirtió lo sucedido en la camioneta Renault Duster luego de la denuncia de otro automovilista.

Al notar la presencia de los efectivos policiales, la mujer intentó esconderse y cubrirse con una manta, pero el dueño del vehículo recibió dos infracciones y la mitad de los involucrados debió continuar su camino a bordo de un taxi para cumplir con las reglas exigidas por el personal policial. 

La familia además llevaba a un niño fuera del asiento correspondiente para menores.