Marcelo Gallardo volvió a dirigir desde el banco a River en el estadio Monumental por Copa Libertadores, luego de cumplir la sanción que lo mantuvo alejado por algunas fechas. Y vaya si vivió el partido con intensidad.