Ayer por la mañana, en un mismo acto oficial en el auditorio del Hospital Público Materno Infantil (HPMI) asumieron los gerentes de este centro sanitario, del San Bernardo y del Dr. Arturo Oñativia.

Los responsables de tres de los nosocomios más grandes de la provincia se comprometieron a trabajar en red para garantizar el derecho a la salud de todos los salteños. Los acompañaron la ministra de Salud Pública de la Provincia, Josefina Medrano, y el secretario de Servicios de Salud, Antonio de los Ríos.

"No es casualidad que sea un acto en conjunto. Vamos a trabajar en equipo. Ese es el principal concepto", expresó la funcionaria. Reconoció que si bien cada hospital tiene un rol determinado y es una pieza clave del sistema, trabajarán de manera interrelacionada e interdisciplinaria. "Son pilares fundamentales para la estratificación de la Salud de la provincia", señaló.

La ministra mencionó que la salud pública tiene que dividirse en niveles de atención, desde uno territorial, de atención primaria, hasta uno de altísima complejidad, como el caso de los hospitales. Explicó que se direccionará a los pacientes, de acuerdo con el grado de complejidad y las necesidades que tengan, para evitar que los hospitales se abarroten de consultas que pueden resolverse en centros de salud.

Días atrás, Medrano dialogó con los gerentes sobre los pasos que deben darse para cumplir esta meta: "Que estos hospitales, que tienen una gran complejidad, se dediquen a eso y trabajen con sus recursos en los asuntos de sus competencias. Hay mucho por hacer en el sistema de salud".

Sobre los pocos profesionales enfermeros y médicos que hay en el interior, la ministra reconoció que hay una "asimetría en la distribución del recurso humano", y manifestó que acercarán los servicios al lugar donde vive la gente de manera escalonada. "Las necesidades son muy grandes y sin recurso humano no podemos avanzar", agregó.

En primera persona

El flamante gerente del hospital San Bernardo, Pablo Salomón, destacó la importancia del nuevo concepto de salud, que implica un trabajo integral y multidisciplinario: "Los hospitales cabecera de cada región van a estar interconectados entre sí y con los hospitales cabecera de la provincia, que están en capital".

El profesional garantizó que generarán "una red prestacional de salud pública en la provincia".

Marcelo Nallar, gerente del Oñativia desde hace ocho años, aseguró que ya comenzaron a trabajar juntos y que venían preparándose para esto. "Esto nos permite integrar y utilizar los recursos de una manera mucho más eficiente, para redistribuirlos de la mejor manera posible. Con un presupuesto acotado y en épocas difíciles, la respuesta es trabajar en red con todos los hospitales", declaró el médico.

El nuevo gerente del HPMI, Federico Mangione, dijo que trabajarán en conjunto, "con dedicación y profundo sentido humano". Señaló que laborarán con los centros de salud para disminuir la derivación de bajo riesgo a las guardias.

En relación con el protocolo nacional de aborto no punible, de diciembre del año pasado, al que la Provincia de Salta aún no adhirió, expresó: "Estoy esperando que la Legislatura provincial se expida y, una vez que lo haga, nosotros vamos a cumplir la ley".

El médico observó que los últimos años aumentó la cantidad de pacientes atendidos en el HPMI por la pérdida de empleos, ya que muchas familias se quedaron sin obra social ni prepaga.

Desafíos y metas

Los gerentes se refirieron a los objetivos que les gustaría alcanzar durante sus gestiones.
Salomón, del San Bernardo, planteó como metas el desarrollo tecnológico, la optimización del hospital y la mejora del equipamiento. Buscará que todos los trabajadores se capaciten, terminar con la burocracia y bajar los tiempos de espera.
Nallar, del Oñativia, planteó seguir con el proyecto con el que trabaja desde hace muchos años, que, aseguró, ha dado muchos frutos. “Hemos asentado mucho el perfil endocrinometabólico y los resultados están a la vista”, dijo, antes de mencionar todos los avances que hubo años anteriores. 
Mangione, del HPMI, dijo que buscará excelencia y calidad de atención, poner a los pacientes y a los trabajadores en el centro y modernizar el equipamiento. Prevé acortar los tiempos de espera y facilitar la obtención de turnos.    

.

.