Tenía que aparecer él para que Godoy Cruz volviera a sonreír Necesitaba sus goles, el equipo y él mismo. Y ahí está otra vez el Morro García celebrando por duplicado y haciendo festejar a los hinchas mendocinos, que no conocían la victoria en el año.

La jerarquía del goleador uruguayo fue la clave que explica el triunfo ante el necesitado San Martín de Tucumán, que se fue de Mendoza con un poco menos de oxígeno en la tabla de promedios. Fue 3 a 2 en un partido cambiante, con errores defensivos que mantuvieron la incertidumbre hasta el final.

La jugada que cambió el desarrollo llegó en el cierre del primer tiempo, en esa clara falta dentro del área de Lucas Acevedo a García. Fue roja para el defensor y penal para Godoy Cruz, que el Morro cambió por gol para que su equipo se fuera en ventaja a los vestuarios.

Antes de esa acción, el partido no tuvo dueño absoluto. Empezó un poco mejor el local, con la claridad de Hernán Bernardello en el medio y la inquietante presencia de Juan Martín Lucero en el ataque. Ambos debutaron en Godoy Cruz, que después de las tres derrotas consecutivas en el inicio del año fue a buscar refuerzos de urgencia. Y al menos en el estreno, cumplieron con las expectativas.

La combinación entre García y Lucero terminó en penal que el Morro no desaprovechó llegó en el mejor momento de Godoy Cruz, que sin embargo se fue quedando con el correr de los minutos y dejó agrandar a San Martín. Entonces llegó el empate con un buen giro de Claudio Bieler en el corazón del área ante la pasividad de la defensa mendocina.

El que se agrandó fue el visitante, que merodeó el área rival pero no lograba inquietar. Hasta que en una jugada aislada, llegó el segundo penal para Godoy Cruz y la expulsión de Acevedo, que convirtió el partido en una misión casi imposible para San Martín.

El segundo tiempo se jugó con nervios de los dos lados. Godoy Cruz no encontraba los caminos para liquidar la historia y San Martín fue a buscar con desesperación el empate, dejando espacios atrás. Sin ideas claras, apostaba todo a una pelota parada. La tuvo con un tiro libre con poco ángulo, pero poco le importó a Rodrigo Gómez, que le dio fuerte y venció la débil resistencia de Roberto Ramírez.

El empate era un premio exagerado pero muy importante para los tucumanos, que sin embargo no tuvieron tiempo de disfrutarlo. Porque un minuto más tarde el uruguayo Miguel Merentiel, en su debut en el fútbol argentino, encontró un hueco por el medio de la defensa de San Martín y definió ante Jorge Carranza.

No quedaba tiempo para más. Godoy Cruz ganó porque tiene un goleador implacable y sus refuerzos comienzan a dar buenos resultados. Así llega al próximo partido, ante Racing en Avellaneda, con el ánimo en alza. Mientras que en San Martín se suman las preocupaciones y el sueño de la permanencia está un poco más lejos.

Juegan en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, con el arbitraje de Julio Barraza. El partido es televisado en directo por TNT Sports.