En un simbólico almuerzo, Jorge Amor Ameal y Rodolfo D'Onofrio le dieron este martes el puntapié inicial a, la que parece ser, una nueva etapa dirigencial entre Boca y River. Es que la comida, el saludo y las fotos que se sacaron ambos presidentes dan cuenta, al menos, de la intención de reabrir un vínculo más diplomático y menos crispado.

"Vamos a tratar de construir muchas cosas en común", dijeron a dúo al dejar el restaurante Estilo Campo de Puerto Madero, en el que compartieron la mesa junto a otros dos amigos. D'Onofrio también manifestó: "Comparto más visiones del fútbol con Ameal que con Angelici".

¿De qué se habló en el encuentro? Ambos presidentes coincidieron en la necesidad de generar nuevos ingresos, se comprometieron a realizar acciones sociales en conjunto, mostraron su preocupación por los problemas de seguridad alrededor del fútbol y compartieron la idea de que "es bueno que Boca y River caminen de la mano".

Mirá también
Jorge Amor Ameal junto a Rodolfo D'Onofrio en Puerto Madero (Foto Guillermo Adami).

Jorge Amor Ameal junto a Rodolfo D'Onofrio en Puerto Madero (Foto Guillermo Adami).

Si en las horas posteriores al triunfo electoral de Ameal-Riquelme se empezaron a ver gestos de acercamiento por parte de la cúpula del Monumental, ahora llegó el momento de los actos. No es común ver a los popes de River y Boca en un mano a mano voluntario. En la Argentina, viene siendo una rareza.

Mirá también

Es que últimos años entre ambas dirigencias habían sido tirantes, con cortocircuitos varios, pasando por la noche del gas pimienta, las diferencias en la Conmebol, los recursos en el TAS, y llegando a la ruptura por la final de la Copa 2018.

Mirá también

Esto, encima, se da en el marco de una grieta inédita entre la AFA y la Superliga. Boca y River, de hecho, cruzaron sus voluntades en las últimas horas. Se vio, por ejemplo, en la votación para aplazar el reinicio del torneo. Desde la Bombonera quisieron retrasar todo. Desde el Monumental, lo contrario.

Pero ni siquiera esta interna por el manejo global del fútbol argentino impidió que Ameal y D'Onofrio le dieran otro impulso a una relación que venía desgastada.

"Es fundamental que River y Boca esten de la mano. En la cancha nos enfrentamos y hacemos cuernitos cuando juegan. Después en la diaria, en el fútbol argentino, es muy importante que estemos juntos para que el fútbol argentino pueda progresar. No es que estamos solos, pero creo que es un empuje muy grande que no estemos divididos y que sí estemos juntos", expresó D'Onofrio.