Otras cinco están en etapa de evaluación. En su mayoría, son matrimonios y parejas.

En lo que va del 2019, la oficina del Registro Único de  Postulantes para Adopción del Poder Judicial en Villa Mercedes inscribió a unas catorce familias; mientras, otras cinco están en proceso de evaluación. "La cifra pertenece a la Segunda Circunscripción. En la mayoría de los casos, son matrimonios o parejas convivientes", señaló la licenciada en Trabajo Social, Myriam Monasterolo delegada local del Registro.

La funcionaria judicial añadió que, "generalmente, esta cifra se replica en las otras circunscripciones (1 y 3). El listado, a nivel provincial, que es uno solo y es variable, tiende a tener unos 30 o 35 postulantes. Es más acotado que en otras provincias, especialmente por la cantidad poblacional que tenemos".  

Tal como lo mencionó Monasterolo, la cantidad de postulantes es dinámica, por lo que "hay épocas en las que hay más consultas y es especialmente a comienzos o a fin de año", comentó.

"El 90 por ciento de las parejas de todo el país pretende solo niños sanos de 0 a 3 años. Pero, la realidad es cambiante y lo cierto es que actualmente hay muchos chicos en la primera y segunda infancia con problemas de salud o discapacidad", explicó Monasterolo y señaló que, en general, hay un cierto desconocimiento sobre cuáles son los pasos a seguir o qué tipo de información es necesario para poder acceder al  registro de adoptantes.

"También tiene que ver con el proceso interno de cada pareja, persona o matrimonio que se postula. Hemos tenido casos en los que un día vienen a pedir todos los requisitos y regresan dos o tres años después", añadió la delegada.

Soledad Salvi, otra de las profesionales que integran la oficina, destacó que uno de los aspectos más importantes para que una familia o persona interesada en adoptar es ser "flexibles para poder adaptarse a las diferentes historias de los chicos, chicas y adolescentes que están esperando una familia. Deben estar dispuestos a acompañarlos en el descubrimiento de su identidad, en la integración de su historia. O, en el caso de haber perdido un hijo o de no poder tenerlo biológicamente, haber pasado por ese duelo. Además, es necesario tener la capacidad de reparar daños o situaciones que han vivido los niños. Debe ser una familia reparatoria", destacó la psicóloga.

Durante el proceso de evaluación, las profesionales tienen en cuenta especialmente las motivaciones de los postulantes, es decir, qué es lo que los llevó a ser adoptantes. "Si vemos que hay otras motivaciones que no están relacionadas con brindarle una familia a un niño que no ha podido tenerla, entonces no consideramos que sea viable", anticipó Salvi.

Las profesionales comentaron que han recibido casos de personas mayores que buscan adoptar para tener a alguien a quien dejarle sus bienes o para que les hagan compañía. "Hay que tener en cuenta que, como mínimo, criar a un niño requiere de veinte años hasta que se convierte en adulto", indicó Monasterolo.

Como parte del proceso, los postulantes deben tener entrevistas para que el equipo del Registro pueda conocer más a fondo en qué condiciones emocionales, judiciales, económicas y saludables están.

Las familias o personas que están interesadas pueden acercarse a la oficina ubicada en el edificio del Poder Judicial (planta baja, ala oeste) de lunes a viernes a partir de las 7 y hasta las 14.