Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

El pago adicional forma parte de las negociaciones con la CGT; convocarán a las cámaras empresarias

Con el objetivo de extender el beneficio ya otorgado a los empleados estatales, el gobierno de Mauricio Macri confirmó ayer que impulsará una "compensación" para los trabajadores del sector privado, a convenir con las cámaras empresarias luego de conocer el índice de inflación de agosto.

"Ayer (por anteayer) empezamos a conversar para establecer algún tipo de compensación como se hizo en la parte estatal", aseguró el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, en referencia a la reunión que, junto a su par de Desarrollo Social, Carolina Stanley, sostuvo con la cúpula de la CGT, en la que se trató la posibilidad de impulsar el pago de un bono, cuyo monto sería de alrededor de $5000. Fue esa la cifra otorgada por el Gobierno a los estatales luego de las PASO, dentro de un paquete de medidas que incluyó el congelamiento de tarifas por 90 días, la suba del piso para el pago de Ganancias y la eliminación del IVA para productos de la canasta básica.

"Quedamos en mirar el índice de inflación que sale este jueves (por mañana) y ahí juntarnos para ver la metodología", agregó Sica. "Lo que el ministro Sica les planteó (a la CGT) es empezar las conversaciones, se juntarán seguramente la semana que viene. Él venía hablando con distintas cámaras (empresarias), pero se trata de un bono entre privados, claramente", agregó Stanley, también en declaraciones radiales y supeditando el pago a un acuerdo con las empresas. Fuentes de la Casa Rosada estimaron ante la consulta de LA NACION que el decreto sería la vía elegida para implementar el pago, previo acuerdo con los sectores empresarios.

Crédito: Presidencia

Sica y Stanley estuvieron, a media mañana, en el despacho del Presidente, con quien conversaron sobre este y otros temas, como la tarjeta alimentaria acordada con la CGT para empleados suspendidos o desocupados que cobran el seguro de desempleo, y la emergencia alimentaria impulsada por la oposición en el Congreso. "Algo hay que hacer, la inflación de agosto va a ser alta, y más alta todavía la de septiembre", se sinceraban en dos despachos oficiales. Sin embargo, en Balcarce 50 dejan en claro que se deberá "tener en cuenta" las dificultades de sectores empresarios afectados no solo por la crisis económica, sino además por el pico inflacionario que siguió a los comicios.

"La preocupación del ministro (Sica) son las pymes, muchas de las cuales no pueden afrontar un pago extra, al menos en un solo pago", explicaron desde el Ministerio de Producción y Trabajo. A propuesta de Héctor Daer, uno de los líderes cegetistas, el pago sería en al menos dos cuotas para las pequeñas y medianas empresas.

Tiempos

"Tenemos que tener alguna reunión con sectores empresariales, con algunas cámaras ya habíamos hablado, pero seguramente eso lo concretaremos una vez que tengamos el número (el índice de inflación de agosto)", reiteró Sica. "Después hay que discutir cómo es el tema de la implementación, el tiempo y los grados de flexibilidad que tengamos contemplando a las empresas. Me imagino que la semana que viene podemos ir cerrándolo", estimó el ministro.

En la Casa Rosada encuadraban el eventual futuro aumento dentro de las medidas destinadas a la "reconciliación" con la clase media que, según mediciones y cálculos, "castigó" al gobierno de Cambiemos en las PASO de agosto. También con la necesidad de contener el reclamo social a 45 días de distancia de las elecciones presidenciales del 27 de octubre. "Aún falta cerrar el acuerdo y definir la forma", afirmaron desde un despacho importante de la Casa Rosada, sin dejar de lado la mesura.

"Estamos tomando medidas todos los días que tratan de paliar este impacto que tuvo las PASO sobre el cambio de las condiciones económicas", dijo Sica, en declaraciones radiales y con la línea adoptada por la Casa Rosada luego de las internas que arrojaron una mayoría de votos en favor del Frente de Todos.

"Una cosa es la discusión política y otra es lo que tengo que hacer como ministra, atender la situación que está ocurriendo hoy", agregó a su vez Stanley, y puntualizó que el objetivo es "llevar tranquilidad" a los sectores más desprotegidos.

El Presidente, que ayer sostuvo reuniones en su despacho -la única anunciada de manera pública fue un encuentro con su secretario de Energía, Gustavo Lopetegui- insiste en que la "prioridad" es "la estabilidad" cambiaria y social, más allá de las elecciones.

ADEMÁS