Verónica Zamboni, la fiscal que entiende en el asesinato de Fernando Báez Sosa, imputó a Maximiliano Thomsen y Ciro Pertossi como coautores del asesinato y a los otros ocho detenidos como partícipes necesarios del hecho.

Aún resta determinar con certeza si Pablo Ventura, nombrado por los detenidos como autor, estuvo en el lugar del asesinato, mientras tanto fue liberado por decisión del juez, ya que se aportaron pruebas que serán evaluadas, en las que se comprobaría que Ventura estuvo en un restaurante de Zárate la noche del crimen.

Para los dos coautores la carátula es “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”, por lo que les cabe la pena de prisión perpetua, mientras que para los otros ocho la figura que cabe es de “partícipes necesarios”.

Fueron tomados como elementos importantes de la investigación los videos de las cámaras de seguridad de la zona, donde después de haber producido la agresión se observa por lo menos a cinco de los detenidos charlando con cierta preocupación por lo que había pasado.

Ciro Pertossi, de 19 años, es hermano de otro de los detenidos de igual apellido. También un primo está involucrado en el asesinato, es decir, son tres miembros de una misma familia acusados en diferente grado por la Justicia.

Hace algunos días había hecho una polémica publicación en sus redes sociales: “Fua no falta nada para irnos a gesel (sic) con los pibes, a romper lo que nos faltó el año pasado”, como anticipando lo que iba a pasar.

La liberación de Pablo Ventura

Pablo Ventura, el último joven que había sido detenido por el crimen de Fernando Báez Sosa (19), recuperó su libertad anoche por decisión de la justicia de Garantías en la localidad balnearia de Villa Gesell.

Visiblemente emocionado y estado de shock, Ventura (21) dejó minutos antes de las 22 la sede de la Delegación Departamental de Investigaciones gesellina, tras permanecer cuatro días detenido, imputado como "partícipe necesario" en el asesinato.

El joven había sido detenido en Zárate en el marco de la investigación por el homicidio ocurrido el sábado último frente al boliche Le Brique, imputado como "partícipe necesario" en el asesinato.

"No voy a hablar, no voy decir nada, no me siento bien", fueron las únicas declaraciones que realizó el joven al salir de la dependencia policial, acompañado por su padre, José María Ventura, mientras una decena de vecinos aplaudía el paso del joven.

El padre aseguró que su hijo estaba "muy mal" y "hecho mierda" tras cuatro días preso, y relató cómo fue el reencuentro con él dentro de la unidad: "Nos abrazamos cuando nos vimos y lloramos".

Informó además que, por indicación de la titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6, Verónica Zamboni, quien lleva adelante la causa, permanecerán hospedados en un hotel de Gesell, a la espera del arribo a la ciudad del defensor, Jorge Santoro.

En el fallo de excarcelación firmado por el juez de Garantías de Dolores, David Mancinelli, consta que Ventura deberá presentarse los días 23, 24, 27 y 28 de enero para las ruedas de reconocimiento que fueron ordenadas por la fiscal Zamboni.

Precisamente la fiscal había pedido pocas horas antes el cese de la detención del joven, por no poder acreditar que se encontrara en la ciudad la madrugada en que se produjo el ataque a Báez Sosa, tras el análisis de las pruebas aportadas por la defensa de Ventura.

El propio joven había declarado ayer ante la fiscal por 45 minutos en la sede de la fiscalía, y dijo que al momento del hecho se encontraba en Zárate, tal como sostenía su familia y cuatro testigos aportados a la causa.

Fuentes judiciales indicaron en ese sentido que el juez Mancinelli tuvo en cuenta al validar el pedido de Zamboni, "que Ventura no fue captado por las cámaras de seguridad del Municipio ni de Le Brique", que "no figura en el contrato de alquiler de la vivienda" en la que se hospedaba el resto de los imputados", y que "no fue registrado en los peajes" entre el lugar Gesell y Zárate. (Télam)