La ola de crímenes sexuales en India llevó a las autoridades a barajar atroces castigos a violadores. La Rajya Sabha (Cámara Alta del Parlamento) escuchó propuestas para poner fin a los crímenes sexuales, entre las que se plantearon reformas al Código Penal que incluyen castigos como la castración quirúrgica o química, las ejecuciones públicas, ahorcamientos ejemplares o ejecuciones por linchamiento.

El debate estuvo marcado por el último caso que trascendió: la violación y asesinato de una joven de 27 años cuyo cuerpo calcinado fue hallado este fin de semana en Hyderabad. Cuatro hombres fueron detenidos, pero esto no frenó la ola de protestas e indignación.