Relató que una oficial de servicio se entrevistó con la médica de turno del hospital local, quien le informo que a las 17.20 se habían comunicado con ellos solicitando la ambulancia desde un domicilio de calle Félix San Martín del barrio Lonquimay de esa localidad.

Cuando arribaron al lugar trasladaron a la joven y le realizaron maniobras de respiración, dado que había ingresado en un paro cardiorrespiratorio. “Se entrevistó a la gente del domicilio donde residía y uno de los progenitores señaló que hace una semana había sufrido un desmayo en la casa y que había sido asistida oportunamente en el hospital”, agregó al tiempo que indicó que estuvo en observación y luego fue dada de alta, pero que no tenía ninguna enfermedad.

El médico oficial de turno tendió la certificación de la muerte y sugirió realizarle una autopsia ante la presunta muerte por paro cardiorrespiratorio, pero que no está certificado.

Troncoso sostuvo que se le trasmitió al fiscal de turno, luego se llevaron a cabo una inspección ocular en la casa donde residía la joven con la concurrencia del personal del área criminalista. Aseguró que no se encontró ningún tipo de violencia al tiempo que solicitaron la autopsia sujeta al día de hoy en la morgue del hospital Ramón Carrillo.

“No está certificada cuál fue el causal de la muerte por eso se solicita la autopsia. Luego se realizarán los exámenes histopatológicos. Hay una línea investigativa para determinar la causa de la muerte”, subrayó.

Reiteró que no tiene signos de violencia, pero tenía 19 años, una muerte repentina sumado a otras situaciones que se observaron, pero que no pueden develar hasta que no se tenga el resultado de la autopsia.

“El certificado del médico policial se extiende sobre exámenes del cuerpo e informes del médico de guardia, pero la certeza sobre la causal de la muerte la dará el médico forense”, añadió el comisario mayor.

LEÉ MÁS

Una adolescente denunció que la golpearon y violaron en una fiesta privada

Lo condenaron por asesinar a un joven de una puñalada