Iván Pillud fue uno de los artífices más importantes del título de la Superliga Argentina que ganó Racing Club semanas atrás. Pese a que el lateral derecho no tuvo mucha participación dentro del campo de juego, el oriundo de Capitán Bermúdez tuvo un rol muy destacado en cuestiones relacionadas al liderazgo en el plantel. En diálogo con el periódico Marca, el zaguero profundizó sobre su rol. 

"Es muy difícil que un jugador asuma un rol como el mío en el fútbol argentino y te diría que hasta en el fútbol internacional. Se fue dando solo. A medida que pasó el tiempo, me dí cuenta que tenía que tomar la responsabilidad de ser referente dentro del grupo. Sobre todo cuando se empezó a desarmar el grupo campeón del 2014. Me encontré con que me quedaba yo solo, después vino Lisandro y ahí me gustó buscar que la gente me mire de otra forma. Escuchar a Milito, Coudet o Blanco que hablen bien de mí, hace que me sienta aún más responsable en esta causa que tenemos: tratar de que a Racing le vaya bien", detalló el segundo capitán de Racing.

En tanto, el defensor se refirió a las claves del título que ganó la Academia: "Más allá de que las cosas te salgan bien o no en la cancha, yo considero que primero tenés que fortalecerte como grupo. A mi me pasa que necesito saber qué siente mi compañero, cómo está, si alguien necesita algo. Por eso a veces soy muy hincha pelota, más cuando viene alguien nuevo. Ahí en seguida le estoy encima porque esa persona me puede dar la posibilidad de crecer, de compartir momentos y nos va a ayudar para lograr un objetivo en común. Nunca hay que dejarlo de lado".

En la misma línea, Iván reconoció que un coaching fue muy importante para forjar su nuevo rol en el club. "No lo trabajo con psicólogo, pero una vez Marcelo Martin, un coaching muy bueno me dijo: 'A ustedes les va a ir muy bien, pero tienen que fortalecerse interiormente en el grupo'. Cuando dijo eso me cambió la cabeza y empecé a asumir otro rol", confesó.

Por último, Iván vaticinó el final de su carrera como futbolista profesional. "Me encuentro en un momento donde estoy viendo si me pongo a hacer la carrera de técnico o no. A mi hermano mellizo le gusta mucho mirar fútbol, todo lo contrario a mi. Era un gran delantero, pero las lesiones le jugaron en contra y se tuvo que retirar. Ahora, empezó el curso y como estoy dentro del ambiente, me insiste para que en un futuro trabajemos juntos", concluyó el jugador de 32 años.