Aunque parezca mentira, Johnny Depp habría presionado a los directivos de Warnes Bros para que despidan a su exmujer, Amber Heard, de la película "Aquaman", de acuerdo a lo que dio a conocer un artículo publicado por The Hollywood Reporter.

El reconocido actor, quien interpreta al malvado Grindelwald en "Animales fantásticos" de Warner, intentó hacer pesar su influencia y presionó a Kevin Tsujihara, antiguo CEO de la compañía, para que eche a la artista y ésta no pueda encarnar a Mera en "Aquaman".

Deep habría pedido además que no se tenga en cuenta a su ex para cualquier otro futuro papel. Al parecer, estas revelaciones tienen su origen en la demanda interpuesta por el artista contra su antiguo abogado, Jake Bloom, por los malos consejos que recibió del letrado en su litigio marital del 2017.

Muchos ejecutivos y empresarios de renombre de Hollywood ya recibieron citaciones judiciales para declarar en este polémico caso, en ambas partes del proceso. Tanto es así, que uno de los convocados es el propio expresidente de Warner Bros, Kevin Tsujihara.

En el juicio se les preguntará si es verdad que Deep quiso perjudicar el trabajo de su ex. Sin embargo, las presiones del actor no dieron resultado y ambos artistas siguen vinculados a proyectos diferentes dentro del mismo estudio.

Hace poco, Amber se animó a relatar los años de abuso que sufrió por parte de su exesposo en nuevos documentos judiciales presentados en respuesta a su demanda por difamación de 50 millones de dólares en su contra.

La actriz se refirió a Depp como "el monstruo" en múltiples ocasiones en los archivos de la corte y afirmó que tal vez el actor no recordaría el abuso debido a su excesivo consumo de alcohol y drogas.