El gobernador Schiaretti tuvo su primer cara a cara con De Pedro Crédito: Ministerio del Interior

Se reunió con Wado De Pedro, con quien habló sobre la demora en el envío de fondos a la provincia por la Caja de Jubilaciones

CÓRDOBA.- En una jornada dominada por la crisis financiera de la provincia de Buenos Aires, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, tuvo ayer el primer cara a cara en la Casa Rosada desde que asumió Alberto Fernández, al ser recibido por el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, en una reunión de casi dos horas que calificó como "buena y cordial". Schiaretti fue el único mandatario peronista que no se sumó a la campaña del Frente de Todos, lo que motivó críticas del Presidente.

Según declaró el gobernador, en el encuentro repasaron "todos los temas que hacen a la agenda bilateral" entre la Nación y la provincia y resolvieron "avanzar con los ministros de cada área para darle solución". Se encontraron horas después de que Córdoba confirmara mediante un comunicado a la Bolsa de Comercio que pagará el vencimiento de deuda del 3 de febrero; son US$16 millones de intereses, lo que contrasta con la situación bonaerense.

La anterior visita del gobernador de Córdoba a la Casa Rosada fue a mediados de diciembre, junto con todos sus colegas, para acordar la suspensión por un año del Pacto Fiscal. Ese día hubo saludos con el Presidente, pero ningún encuentro privado.

Por el freno a la baja de impuestos, Córdoba contará con $4500 millones que no proyectaba recaudar. El rol de Schiaretti se modificó significativamente respecto del que cumplió durante la gestión de Juntos por el Cambio, cuando lideró las discusiones de los mandatarios peronistas con la Nación.

En Interior indicaron que el ministro se interesó en conocer la situación de la producción cordobesa, particularmente de la industria automotriz y del campo. "Tanto De Pedro como Schiaretti se comprometieron a continuar manteniendo conversaciones para seguir afianzando el vínculo y la articulación", señalaron.

El encuentro con De Pedro se enmarca en los que viene manteniendo el ministro con todos los gobernadores, a agenda abierta. Los mandatarios plantean los problemas más urgentes. En el caso de Córdoba esos puntos incluyeron la demora en las transferencias del financiamiento acordado para la Caja de Jubilaciones (es una de las 13 no transferidas) y que suman unos $2100 millones pendientes de la gestión de Mauricio Macri. Para Schiaretti el punto es clave; en 2019 el rojo del sistema fue de $14.000 millones.

La provincia también espera que la Nación empiece a realizar los envíos demorados para obra pública; son otros $10.000 millones y están respaldados por convenios oportunamente firmados. No hubo promesas por parte de Interior, sólo que los temas serán abordados por las áreas correspondientes.

Allegados a Schiaretti confirmaron a LA NACION que esperan que la nueva administración mantenga el acuerdo por los sistemas previsionales no transferidos. Sobre la deuda por obras, entienden que es un momento complicado. Confían en que la relación "institucional" será buena y que no incidirá la decisión del Gobernador de mantenerse "prescindente" durante la campaña.

ADEMÁS