La Casa Blanca declaró este martes la guerra al pedido de impeachment, al anunciar que no cooperará con lo que llamó un "esfuerzo ilegítimo y partidario" para "dar vuelta los resultados de las elecciones de 2016"  que ganó el presidente Donald Trump.

En una carta dirigida a los líderes demócratas de la Cámara de Representantes, la Casa Blanca dijo que la investigación viola los precedentes y los derechos de debido proceso de Trump de una manera tan atroz que ni el presidente ni el Poder Ejecutivo proporcionarían voluntariamente testimonios o documentos, un movimiento atrevido que prepara el escenario por un choque constitucional, señaló el diario The New York Times.

"Sus acciones sin precedentes han dejado al presidente sin opción", dijo la carta de ocho páginas firmada por Pat A. Cipollone, el abogado de la Casa Blanca. "Para cumplir con sus deberes con el pueblo estadounidense, la Constitución, el Poder Ejecutivo y todos los futuros ocupantes de la Oficina de la Presidencia, el presidente Trump y su administración no pueden participar en su investigación partidista e inconstitucional en estas circunstancias", agrega el texto.

Poco antes, el abogado personal de Trump, el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, había anunciado que no cooperará con la investigación de juicio político en la Cámara de Representantes, caso en el que despunta como una de las figuras clave.

Mirá también

El abogado agregó que no puede imaginar que alguien de la administración Trump comparezca ante las comisiones que investigan al presidente, según el diario The Washington Post.

Giuliani es un protagonista central de la trama, ya que el juicio político que busca iniciar la oposición demócrata se basa en la supuesta presión ejercida por Trump sobre el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, para que investigaran el accionar de Joe Biden y su hijo en ese país de Europa.

En una conversación telefónica en julio, el jefe de la Casa Blanca le pidió a Zelenski que ayudara en esa investigación, y que para eso se pusiera en contacto con Giuliani.

Además, este mismo martes, la Casa Blanca ordenó al embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland, que no cumpla el requerimiento que lo obliga a declarar ante la Cámara de Representantes en el marco de la investigación por el proceso de destitución contra el presidente Trump.

Mirá también

El testimonio de Sondland tiene especial importancia porque estuvo implicado en la campaña de Trump para presionar al presidente de Ucrania para que impulsara una investigación sobre el papel en una empresa gasística ucraniana de Hunter Biden, el hijo del ex vicepresidente Joe Biden, precandidato demócrata a la presidencia y quien se perfila como el posible contrincante de Trump en las elecciones de 2020.

En concreto, según la prensa norteamericana, Sondland habría hecho gestiones para organizar encuentros de Rudolph Giuliani con altos cargos de Ucrania, un país que no forma parte de la Unión Europea y que, por tanto, se sale del ámbito geográfico de su cargo como representante estadounidense ante el bloque.

Fuente: agencias y The New York Times